top of page

Ilusión, transición y realidad

Dedicado a mi mujer, Prado. Gracias por tanto.


Ingresé en la Escuela de Infantería de Marina de Cartagena un septiembre del año 2003, contaba con 19 años, sobradas ganas de comerme el mundo y el orgullo de vestir el uniforme de la Infantería de Marina más antigua del mundo. Posteriormente estuve destinado en la Guardia Real, en la Compañía Mar Océano, en la Unidad de Seguridad del Cuartel del rey unos 7 años, en la Policía Naval de la AGRUMAD unos 9 años, en los EOS de Madrid un año aproximado y en el CIEF de la Armada un año igualmente. Dentro de la Policía Naval de la AGRUMAD he sido, durante años, escolta del AJAL y diferentes autoridades nacionales y extranjeras.

En resumen, he tenido una buena vida militar y, si bien es cierto que nunca he destacado por ser un militar de manual, estoy muy orgulloso de toda mi trayectoria.


Vivimos en los tiempos de los gurús del éxito, de los “coach” de los deportivos y las casas en Miami, de personajes que sientan cátedra sobre cómo se deben hacer las cosas para tener vidas de ensueño a través de las redes sociales… Poco puedo aportar sobre la obtención del éxito a través de fórmulas mágicas.

Lo que sí puedo contaros es mi historia, una historia de trabajo humilde y callado, de pasos cortos pero firmes, una historia de una persona normal, con una inteligencia común pero con muchas ganas de demostrar que TODO es posible, no como en los guiones de Hollywood, pero si con un guion de soldado español que sueña con crecer.

Recuerdo perfectamente el momento en que tomé la decisión, estaba de guardia en el Cuartel General de la Armada, hacía poco tiempo que a mi pareja y a mí nos habían dado la feliz noticia que un bebé venía en camino y esa fue la gota que colmó el vaso. Ya rumiaba la idea de un cambio, de ver que me esperaba fuera de los muros que el uniforme construye a nuestro alrededor…dentro de mí había una curiosidad que ya no iba a poder parar.

El plan era sencillo en mi cabeza, pero nunca podía imaginar lo complicado que iba a ser fuera de ella, en el mundo real, un mundo que conocía muy poco y donde me esperaban miedos, incertidumbres, inseguridades y sobre todo una competencia que no había vivido antes.

El primer paso, era construir un perfil lo más atractivo posible para las empresas, para ello, analicé las demandas más inmediatas y voluminosas del mercado, y con ayuda de un gran jefe, amigo y mentor, Rafael LDA, que antes que yo, había pegado un salto muy exitoso de la Infantería de Marina a Amazon, vi como mejor salida el sector de la logística y las operaciones.

Segundo paso, cursar estudios que sean comunes en este sector que había elegido, me atreví con Administración y Finanzas, que entre guardias, maniobras y demás…Ya sabéis de que os hablo. Más tarde, una vez con la excedencia, vendrían cursos de operaciones, inglés y un master en una escuela de negocios para rizar el rizo, pero que nadie se asuste, todo es posible y no hay que ser astronauta para progresar. Y algo muy importante: ¡NO TODO EL MUNDO TIENE QUE SER JEFE! Tenemos que darnos cuenta que no todo en la vida es dinero y si el dinero es vuestro objetivo, os diré algo que seguramente ya sabéis… +DINERO = +RESPONSABILIDAD +ESTRÉS -CALIDAD DE VIDA (solo que las facturas se pagan con mayor alegría, poco más). Existen posiciones en la calle, en la que los militares somos oro puro, que tienen una relación salario vs desempeño de lo más interesante.

Tercer paso, la transición. En mi caso un viernes me estaba despidiendo de mis compañeros y el lunes entraba de turno de noche como supervisor de operaciones en Amazon, llevando un turno de 40 personas con un training que “ya me darían”…LA LOCURA. Os resumo, no tenía ni idea de hacer nada, ni de como funcionaba nada, incluso de lo más importante: como se le habla a los civiles en un trabajo civil.

Lo pasé muy mal, de las peores épocas de mi vida, todo se me vino abajo, la ilusión era eso…una ilusión. Meses muy duros pero, como todo buen militar, aguanté y fue la mejor universidad que he podido tener. En todos los aspectos.

Amazon te catapulta, y si estás despierto y aprendes, las ofertas empiezan a llegar. Pasé por Leroy Merlín, en GXO duré quince días porque no a todo el mundo le gustan los militares…y por fin llega un proyecto sólido en Valencia, la dirección logística de una empresa metalúrgica, allí de nuevo a conocer gente de todo tipo, que te enseña lo bueno y lo malo de un mundo donde la competencia está a la orden del día (y claro, está el que compite de frente y el que tiene que pisar para sobresalir…Más aprendizaje aún). Después de un año y poco que recuerdo con cariño, a día de hoy soy el director de operaciones y logística de una empresa saudí en España (que no os impresione el titulito, al final muevo bultos, camiones y digo para dónde tiene que apuntar la empresa si quiere crecer).

Y hasta aquí hemos llegado, y me toca ponerme serio… He intentado dar un tono amable y con algo de humor a este artículo que tiene un fondo muy duro como muchos sabéis, pero quiero que el mensaje sea claro: TÚ PUEDES. No lo leas de pasada, no te lo tomes como un eslogan, no quiero venderte nada, sólo quiero que sepas que TÚ PUEDES. Si quieres claro. Si tus objetivos son otros, o si quieres admirar el canto de las aves migratorias en el parque de tu pueblo, eso también es genial, un logro muy respetable y contarás con mi admiración de igual manera.

Al final, si algo he aprendido es que la humildad abre puertas y te lleva a conocer a gente maravillosa. Mucha suerte a todos y si alguien os dice que no podéis pensad que lo que os habla es su miedo, sólo tenéis que mirarlo a los ojos y decirle: GRACIAS.






368 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


logo transparency feathered.png
bottom of page